¿Cuántos de nosotros hemos escuchado alguna vez que debemos estar en constante crecimiento, que el día de mañana debemos ser una mejor versión que la de hoy y que debemos aplicar la intencionalidad con nosotros mismos?

¿Cuántos de nosotros hemos escuchado alguna vez que debemos estar en constante crecimiento, que el día de mañana debemos ser una mejor versión que la de hoy y que debemos aplicar la intencionalidad con nosotros mismos?

Personalmente puedo estar de acuerdo con eso, después de todo, lo practico en mi día a día y lo he transformado más allá de una filosofía: Lo he convertido en mi estilo de vida, que hoy y ahora, te quiero hablar de él. Y seguramente te preguntarás “Kendrith, ¿pero por qué debemos hacerlo?”, Es una pregunta válida, y déjame contestarte con otra pregunta:

¿Realmente estás dispuesto a quedarte estancado en dónde estás?

Si tu respuesta es no, entonces cambia la pregunta original por esta: “Kendrith, ¿cómo puedo empezar a crecer?” Y es aquí donde yo te hablo de lo único que necesitas para empezar a crecer, te hablo de la intencionalidad.

Intencionalidad
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Pinterest

¿Qué es la intencionalidad? 

Lo primero que hay que entender es que es un concepto filosófico, pues habla sobre la consciencia y su relación con el mundo, y llevado a la realidad, se trata de tener un propósito claro, es tener una meta final sin desprestigiar la importancia del proceso.

“Kendrith, todavía no comprendo por qué saber esto es importante”

No te preocupes, porque voy a explicártelo a través de la Ley de la intencionalidad, la primera de las 15 leyes para el crecimiento y liderazgo propuestas por el orador, pastor y autor norteamericano: John Maxwell. 

Esta primera ley está relacionada al crecimiento personal y nos dice que el crecimiento debe ser buscado de manera intencional sin importar el momento o motivación. 

Porque si existen pocas cosas con 100% de certeza, una de ellas es que el crecimiento personal sólo depende de uno mismo.

Ley de Intencionalidad: Nadie crece por accidente.

Tu crecimiento tiene que ser intencional, la intencionalidad se trata de tener un propósito claro de a dónde quieres llegar, y estar consciente de todo el proceso para comprender y poder garantizar que el día de mañana, seas mejor que el día de hoy.

Y si bien existen dos preguntas claves, que nos ayudarán a saber si vamos bien encaminados, vamos a centrarnos en una sola por ahora (porque una hace referencia al crecimiento, y la otra al liderazgo).

¿Qué estoy haciendo para desarrollarme a mí mismo? 

Intencionalidad
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Pinterest

Repito, el crecimiento no llega solo, no es automático, no es sólo pensarlo para que pase.

Tienes que crecer a propósito, de manera intencional. Bien lo dijo John Maxwell.

“El crecimiento no sucede por azar, el trabajo duro no garantiza el éxito y la esperanza no es una estrategia”.

Vamos a desglosar y encontrarle un sentido:

  • El crecimiento no sucede por azar: No va a pasar porque sí, comenzarás a crecer cuando seas intencional contigo, con lo que quieres y a donde quieres estar en el futuro. 
  • El trabajo duro no garantiza el éxito: Trabajar duro va a subir nuestras probabilidades de éxito, eso es cierto, pero también hay que trabajar de forma inteligente, balancearlas para alcanzar las metas y objetivos propuestos de forma eficiente.
  • La esperanza no es una estrategia: Una estrategia se define como una serie de acciones o pasos encaminadas a un fin premeditado, la esperanza se define como la confianza de lograr algo o de que se realice algo. 

Y ciertamente, desde un punto de vista racional, no se puede basar una estrategia sólo en la confianza… Sin embargo, y esto lo afirmo porque es mi día a día, es estratégico tener confianza. Y te preguntarás, “Kendrith, ¿y cuál es la diferencia?”

Es muy sencillo, se trata de creer, se trata de crear una estrategia para lograr tus objetivos, y tener esperanza de que va a funcionar porque tú puedes hacer que funcione. A propósito de esto, quiero recomendarte leer un artículo de hace algunos años, para ayudarte a comprender mejor lo que aquí quiero explicar

Ver: La esperanza no es una estrategia

Una vez comprendido esto, entonces podemos pasar a el último punto para comprender la intencionalidad.

Existen creencias, específicamente 4, que funcionan como obstáculos que impiden que te desarrolles

Intencionalidad
Obstáculo
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Pinterest
  1. Asumir que vas a crecer sólo porque sí.

Sé que he hecho mucho hincapié en esto, pero es porque es importante, tu crecimiento sólo depende de ti, y nada más que en ti, y sólo va a funcionar si realmente lo intentas.

  1. Desconocimiento de cómo crecer.

“Kendrith, yo quiero crecer y ser la mejor versión de mí mismo, pero no sé cómo hacerlo”. Es normal, John Maxwell por ejemplo, cuenta que al principio él no tenía ni idea de cómo mejorar, sin ningún plan. ¿Sabes qué hizo? Se lo propuso, se atrevió a empezar a cambiar el curso de su vida.

Y todo mejoró, se dio cuenta de los beneficios de la intencionalidad.

  1. Esperar las condiciones perfectas para comenzar.

Te tengo una noticia: Eso nunca va a pasar, de hecho, mientras más te excuses, más probable será que nunca lo hagas. 

  1. Miedo a fallar

No tengo que explicarlo, es algo que todos alguna vez hemos sentido, ese temor por equivocarnos. 

Pero para crecer, es importante cambiar esa mentalidad: Los errores son necesarios para el aprendizaje, ¿cómo podrás valorar los resultados después si no fallas? El éxito es mucho más satisfactorio cuando estás consciente de todo el camino que recorriste hasta llegar ahí.

Y así funciona el crecimiento, podrás valorar luego a tu yo actual con tu yo del pasado, y te darás cuenta de que ser una mejor versión de ti no se trata llegar a un punto: Se trata de valorar la experiencia y eso te fortalecerá como persona.

Y quizás te preguntes, “Kendrith, ¿la intencionalidad trae algún beneficio del que yo me pueda dar cuenta?” Lo hace, déjame hablarte sobre ellos.

Intencionalidad: Beneficios

Te he hablado sobre ser una mejor versión de ti, pero, exactamente ¿en qué? Lee con atención:

  • Tu confianza será mayor.
  • Tu carácter se fortalecerá, y la visión que otras personas tienen sobre ti, se verá reflejada en la confianza que te tendrán.
  • Vas a crecer no sólo de forma personal, también tocará el ámbito profesional.
  • Tendrás una imagen clara de ti, y de tus metas.

Para terminar, me gustaría regalarte 5 consejos que te ayudarán en esta travesía

  1. Comprométete contigo, y con la causa.
  1. Hazlo público, pregónalo, que el mundo vea, sepa y se entere que estás dispuesto a crecer.
  1. Sé inteligente, identifica las áreas que sabes que necesitan un cambio y quieres trabajar con ellas de forma consciente, ponles un límite, de 2 a 4. Balancea esas áreas entre habilidades y actitudes.
  1. Invierte en ti, y no hablo de dinero, hablo de tiempo. Dedícale por lo menos una hora al día a cada una, y en esa hora, distribuye el tiempo para lo siguiente:
  • Preparación
  • Práctica
  • Reflexión
  1. Comparte tu experiencia con otras personas, rodéate de personas que también estén el proceso y entienda y alegre por tus logros.

¿Qué opinas sobre comprometerte hoy a crecer? Espero leer tus comentarios opinando sobre este tema.

Te mando un abrazo.

Kendrith Rodríguez

Pin It on Pinterest

Share This